miércoles, 27 de abril de 2016

El hijo del Mississippi, de Juan de Dios Garduño

El Mississippi siempre ha sido un escenario de novelas de aventuras. La culpa la tiene aquel escritor estadounidense que nos llevó arriba y abajo por ese cambiante y cruel río con un imponente barco de vapor. Él mismo, Samuel Clemens, es uno de los protagonistas de esta novela que ha escrito Juan de Dios Garduño, escritor que quizá tiene cierta nostalgia del Guadalquivir que baña su Sevilla natal.

Sea como fuere, el escritor que nos dejó Y pese a todo..., la novela que inspiró la película Extinction, nos traslada al momento dorado del río, el mismo que Mark Twain eligió para sus novelas. En El hijo del Mississippi Los barcos de vapor reinan en el caudaloso y traiccionero río y los niños los ven pasar desde la orilla, soñando en pilotar uno de ellos.

Estos niños desarrapados, sin dinero, sin estudios y sin esperanza, son el motor de una historia que el autor va montando poco a poco, sin prisas. A través de unos capítulos cortos, vamos conociendo al personaje principal, Jacob, y a sus amigos. Sabemos que algo terrible ocurrió y que eso va a ser el motor de la historia principal.

No tenemos claro lo que es ese desencadenante, pero asistimos en paralelo a la presentación del personaje, un niño que pese a su mala suerte en la vida, vive una infancia despreocupada y feliz y a las consecuencias de sus actos, seis años después. En un momento dado de la historia, ambas historias confluyen y conocemos por qué están sucediendo las cosas.

A partir de ese momento, la historia cambia. Un nuevo suceso luctuoso provoca que la historia cambie de rumbo y se convierta en otra cosa. No puedo decir mucho, pero el Mississippi queda atrás, aunque no los barcos y las aventuras sobre ellos.

Por último, el tercer acto nos lleva hasta una situación completamente diferente, a un regreso que estamos esperando con ganas y que llevará a los personajes hasta un desenlace bastante trágico. He de decir que el final de la novela me deja con ciertas dudas. ¿Realmente está sucediendo lo que nos cuenta el autor o se trata de una ilusión creada por el protagonista?

Da igual. Cada lector puede sacar sus propias conclusiones y dar el final que prefiera a esta historia de amor y venganza, que nos puede recordar a otras como El Conde de Montecristo.

Hay que destacar la portada, una maravillosa ilustración que transmite el amor que el protagonista siente por el Mississippi y los vapores, con un tono otoñal que encaja perfectamente con la historia. Juan de Dios Garduño ha vuelto a demostrar que sabe como emocionar al lector y engancharle con una prosa ligera, bien construida y que fluye igual que las aguas del río donde ambienta la narración, sin prisas y arrastrando al lector hasta el desenlace.
  • Título: El hijo del Mississipi
  • Autor: Juan de Dios Garduño
  • Nº de páginas: 250 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: STELLA MARIS
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788416541560

Comprar EL HIJO DEL MISSISSIPI en la Casa del Libro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada