jueves, 17 de diciembre de 2015

El Reino de la Noche, de William Hope Hodgson

Inglaterra del siglo XVII, un joven de diecisiete años profundamente enamorado de la bella Lady Mirdtah, muere al dar a luz. En su pena, es transportado mentalmente al futuro, a miles de años de nuestro presente, y al Reino de la Noche, donde el sol ya se ha extinguido y los pocos seres humanos cuerdos que han logrado sobrevivir se han refugiado en una gran pirámide metálica de más de ocho millas de altura y poblada por miles de ciudades. Esta inmensa pirámide es asediada por toda clase de seres mutantes que sólo son repelidos por unas alambradas y unas puertas gigantescas y electrificadas que permiten que la especie humana sobreviva, aunque no se sabe por cuánto tiempo.


Hermida Editores nos trae en una excelente edición íntegra esta novela, considerada por Lovecraft como la obra de ficción fantástica más singular escrita en lengua inglesa, así que razones de sobra no nos faltan para adentrarnos en esta terrorífica historia.

Hodgson nos transporta a un mundo de pesadilla gracias a un estilo muy en la línea del estilo gótico: descripciones al límite y una carga de romanticismo que, aunque ya hayan pasado unos cuantos siglos desde que se instauró esta forma de narrar y haya perdido vigencia hasta llegar a nuestros días, se agradece de vez en cuando volver a este recurso para así poder adentrarnos como Dios manda en este tipo de literatura.

Partiendo de la base que estamos ante una novela de terror, el escritor no deja pasar la oportunidad para que sobrevuele por toda la narración una cierta pátina de pesimismo y desolación, haciéndonos partícipes así de las aventuras de nuestro protagonista en un mundo donde no existe la luz y repleto de criaturas acechantes dispuestas a hacer de las suyas allá por donde pasen.

Conforme vas avanzando en la lectura encontramos retazos de Milton y de su “El Paraíso Perdido” (una obra que siempre recomiendo leer y que narra la rebelión de Lucifer contra Dios y su expulsión del paraíso, dando lugar así a un concepto un tanto peculiar del Infierno), característica que va de la mano de unas descripciones muy detalladas que puede desconcertar al lector más impaciente.

El escritor despliega otros temas y géneros a lo largo de su peculiar narración en forma de diario canónico donde encontramos romanticismo, aventuras, dramatismo y fantasía, traduciéndose todo ello en una obra conceptual y simbólica.


En definitiva: El Reino de la Noche es una de las obras de terror y fantasía más importantes de la primera época del género en los inicios del Siglo XX, y una de las precursoras absolutas del “terror cósmico” que poco después popularizarían otros autores más conocidos por todos nosotros.

RESEÑA DE  FRANCISCO JOSÉ ARCOS SERRANO

Comprar EL REINO DE LA NOCHE en Casa del Libro


No hay comentarios:

Publicar un comentario