jueves, 17 de diciembre de 2015

El Reino de la Noche, de William Hope Hodgson

Inglaterra del siglo XVII, un joven de diecisiete años profundamente enamorado de la bella Lady Mirdtah, muere al dar a luz. En su pena, es transportado mentalmente al futuro, a miles de años de nuestro presente, y al Reino de la Noche, donde el sol ya se ha extinguido y los pocos seres humanos cuerdos que han logrado sobrevivir se han refugiado en una gran pirámide metálica de más de ocho millas de altura y poblada por miles de ciudades. Esta inmensa pirámide es asediada por toda clase de seres mutantes que sólo son repelidos por unas alambradas y unas puertas gigantescas y electrificadas que permiten que la especie humana sobreviva, aunque no se sabe por cuánto tiempo.


Hermida Editores nos trae en una excelente edición íntegra esta novela, considerada por Lovecraft como la obra de ficción fantástica más singular escrita en lengua inglesa, así que razones de sobra no nos faltan para adentrarnos en esta terrorífica historia.

Hodgson nos transporta a un mundo de pesadilla gracias a un estilo muy en la línea del estilo gótico: descripciones al límite y una carga de romanticismo que, aunque ya hayan pasado unos cuantos siglos desde que se instauró esta forma de narrar y haya perdido vigencia hasta llegar a nuestros días, se agradece de vez en cuando volver a este recurso para así poder adentrarnos como Dios manda en este tipo de literatura.

Partiendo de la base que estamos ante una novela de terror, el escritor no deja pasar la oportunidad para que sobrevuele por toda la narración una cierta pátina de pesimismo y desolación, haciéndonos partícipes así de las aventuras de nuestro protagonista en un mundo donde no existe la luz y repleto de criaturas acechantes dispuestas a hacer de las suyas allá por donde pasen.

Conforme vas avanzando en la lectura encontramos retazos de Milton y de su “El Paraíso Perdido” (una obra que siempre recomiendo leer y que narra la rebelión de Lucifer contra Dios y su expulsión del paraíso, dando lugar así a un concepto un tanto peculiar del Infierno), característica que va de la mano de unas descripciones muy detalladas que puede desconcertar al lector más impaciente.

El escritor despliega otros temas y géneros a lo largo de su peculiar narración en forma de diario canónico donde encontramos romanticismo, aventuras, dramatismo y fantasía, traduciéndose todo ello en una obra conceptual y simbólica.


En definitiva: El Reino de la Noche es una de las obras de terror y fantasía más importantes de la primera época del género en los inicios del Siglo XX, y una de las precursoras absolutas del “terror cósmico” que poco después popularizarían otros autores más conocidos por todos nosotros.

RESEÑA DE  FRANCISCO JOSÉ ARCOS SERRANO

Comprar EL REINO DE LA NOCHE en Casa del Libro


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Sunday Dandy, de R. A. Raga.

Imaginad, por un momento, que el mundo que conocéis y en el que vivís, empieza a cambiar. A desaparecer. A destruirse.
¿Cómo os sentiríais? ¿Os lo podéis imaginar?
Desconcierto, angustia, miedo. Serían algunas de esas sensaciones.
Pues todo esto, entre otras muchas sensaciones, es lo que transmite la historia que se cuenta en este libro.
Una historia, que marcando las diferencias, hemos vivido muchos en mayor o menor medida, con todos los cambios que se han producido por la profunda crisis económica que estamos viviendo desde hace tiempo.
Porque ese es uno de los escenarios de esta historia: la crisis económica. Y cómo esta afecta, de distinta manera, a un grupo de amigos que llevaban hasta entonces una vida de lujos y despreocupación.
Una vida que no es tan idílica como se pudiera pensar.
Porque darte cuenta de que esa vida que llevas es como un espejismo, estéril, sin sentido muchas veces, puede llevarte al borde del precipicio.
A no encontrar salida y sentirte vacío e inmune a emociones.
Vivir esos sentimientos a través de los personajes de esta novela, ,me ha hecho reflexionar sobre lo que realmente, al final, puede ser lo importante.
Los lujos, el dinero, los restaurantes caros, los viajes, el sexo de una noche, el alcohol, puede que solo sean una vía de escape para no adentrarte en ti mismo y descubrir lo que realmente eres.
Una angustia existencial que no puede ser vencida por nada y que nos va atrapando, poco a poco, hasta estar a su completa merced.



Un grupo de amigos, disfruta de una vida llena de lujos y de despreocupaciones, donde el sexo y el alcohol son los grandes referentes.
Pero esa vida empieza a desmoronarse cuando la crisis económica aparece y empieza a afectar esa vida que llevan.
Todo a su alrededor sufre cambios: las relaciones sentimentales, su amistad, sus estilos de vida.
Y cada uno de ellos, lo afronta de manera diferente, con mayor o menor suerte.
Los miedos, la angustia, el amor, la amistad,... Serán sus salvavidas o lo que les condene para siempre.
Un retrato crudo, profundo y sin anestesia de una generación que conoció la parte más amable y la más amarga de la vida.



Dos épocas (el presente y el pasado) y la historia contada en primera persona, son algunas de las características que hacen que te sientas, mientras recorres las páginas de este libro, como más que una simple lectora. En cierta manera, hace que te sientas más involucrada en la historia y que seas como la confidente del narrador de la misma.
Consigues sentir su angustia, miedo, rabia, impotencia. Su camino hacia el abismo.
Pero, ojo, porque en esta historia no todo es lo que parece al principio.
Y al final de esta, en sus últimas páginas, descubres que (aparte de soltar un “¡OSTRAS!”, bien merecido), nunca puedes dar nada por cierto o como absolutamente verdadero aunque lo parezca.

Mónica Jurado
Título: Sunday Dandy
Autor: R.A. Raga
    Editorial: Ediciones Contrabando
Serie: Libros de Autor
Páginas/Precio: 212 pp/ 13,49 euros
I.S.B.N.: 978-8494310393 



sábado, 14 de noviembre de 2015

La ciudad de la memoria de Santiago Álvarez

Las novelas que están basadas en alguna ciudad siempre consiguen enganchar a quien ha vivido o visitado en varias ocasiones ese lugar. Se suele decir que "tal ciudad es un personaje más de la novela" y no suelen equivocarse. Las calles por donde transitan los personajes suelen esconder mucha historia detrás de sus fachadas, cosas que, muchas veces sin que nos lleguemos a dar cuenta, forman parte de la propia novela.

Valencia forma parte la trama de La ciudad de la memoria, la primera novela de Santiago Álvarez, escritor manchego pero con residencia en la capital del Turia, que nos permite recorrer esas calles y rincones de la ciudad siguiendo al inefable detective Mejías y a su ayudante, Berta.

La historia nos presenta a este curioso personaje, un detective privado que tira de imaginación para hacer más intensos sus aburridos casos y que encuentra en Berta a la persona que estaba buscando para trabajar en su oficina. Mejías adora a Bogart y por ello, sus métodos de trabajo se alejan de las técnicas más modernas y bucean en los procedimientos de los años 40 y 50. Su figura podría difuminarse en un añejo blanco y negro, pero aunque los vinilos de jazz sean los que aportan la banda sonora de su vida, sigue viviendo en el siglo XXI.

La trama arranca cuando a Mejías le llega el encargo de investigar un caso que le llevará a relacionarse con una de las familias con más nombre de la ciudad. Un pequeño caso que irá creciendo hasta llevarle a un pasado confuso y con un gran misterio que pondrá a ambos investigadores en serio peligro más de una vez.

Buen ritmo, con toques originales y una historia que atrapa y te hace viajar en el tiempo, además de a distintos lugares muy reconocibles de Valencia. La novela se ofrece como la primera historia del detective Mejías, peculiar, original y divertido, que promete volver en posteriores novelas. Esperemos que no tarde. 


Título: La Ciudad de la Memoria
Autor: Santiango Álvarez
Editorial: Almuzara
Páginas/Precio: 400 pp/17 euros
ISBN: 9788416100514






domingo, 8 de noviembre de 2015

La sonrisa del melón, de Carlos del B. Iglesias

Esta reseña es un poco “extraña”. Va de un libro que aún no existe como tal.
¿Porqué? Porque aún no se ha editado ni publicado.
Y cómo puedo hacer la reseña de un libro que no existe físicamente, os preguntaréis. Pues porque su escritor tuvo el detalle de pedirme que hiciera la reseña estando en proceso de crowfunding (aunque creo que ya se ha cumplido el objetivo y este libro verá al fin la luz.)
Y, sinceramente, me alegro mucho.
Lo confieso: Alex Ford, el protagonista de esta historia, me ha robado el corazón.
Suele pasar. Seguro que os ha pasado alguna vez. Os topáis con una historia y, repente, y sin daros cuenta muchas veces, os encontráis pensando en ese personaje aunque no estáis leyendo sobre él en ese momento.
Y podéis imaginarlo con claridad, incluso ponerle rostro (yo se lo he puesto a Alex, aunque no diré de quién para sobre guardar su identidad. Aunque estoy segura de que cuando leáis su historia también le pondréis cara y puede que hasta coincida con la mía...)
Mujeriego, buscavidas, tramposo, mentiroso, jugador, embaucador, asesino a sueldo...
Menuda joya, ¿verdad? Pero también íntegro, sincero, encantador, con sentido del humor, con un corazón enorme, escritor (eso tira mucho), concienciado con la sociedad en la que vive. Mucho más complejo de lo que parece.
Y de repente, ahí estás, atrapada entre sus aventuras y desventuras, que no son pocas.
Con un ritmo que va aumentando vertiginosamente a medida que se acerca el desenlace de la historia.
Un desenlace que puedes imaginar, pero que te sorprende por completo.
Y, entre medias, sexo, juego, muerte, venganza, amor, chinos, películas comprometidas, corrupción,...
 No me digáis que no es una combinación de lo más interesante.

Alex Ford es un comercial, su trabajo “oficial”, y un asesino a sueldo, su “otro” trabajo (con una razón más que justificada para serlo)
Tiene bastante éxito entre las mujeres. Timador, jugador, embaucador, aunque con unos arraigados valores morales y de justicia que le hacen ser consecuente con sus acciones.
Un día conoce a una extraña y misteriosa mujer, Mar, de la que cree ir enamorándose, y que le cuenta lo poderosa y peligrosa que es.
Alex se siente fascinado con ella y aunque descubre cosas que le disgustan bastante, decide aceptar un encargo que Mar  le hace: eliminar a alguien y convertirse en una persona inmensamente rica, en un famoso escritor (su más ambicioso proyecto), codearse en el mundo de las altas esferas y tenerla en su cama una noche.
Ante esa oferta, Alex no lo duda y, sin esperarlo, su vida toma un giro muy peligroso en el que su vida y la de la gente que conoce, corre serio riesgo.
Enfrentarse a un peligroso objetivo; verse involucrado en un asunto de cintas de vídeo sobre pederastia que compromete a personas muy importantes e influyentes del país.
A partir de ese momento, y pensando que no tiene nada que perder, Alex decidirá imponer su justicia ante todo y pese a todo.
  
Sí que me ha hecho reír y sonreír esta historia. Pero también me ha hecho sentirme triste o enojada.
Impotente hacía la injusticia. Muy impotente.
Porque en este libro, también se hace una crítica y ataque hacia la sociedad en la que vivimos y hacia los gobernantes que nos gobiernan.
Aunque en este caso podemos hablar de que en cierta manera se hace justicia poética.
Me encanta esa justicia.
Muchas cosas os sorprenderán, como a mí, en esta historia.
Alex Ford, os robará un trocito de corazón.
Y le dejaréis robároslo. Cómo resistirse a alguien como él.

A ver si sois capaces de hacerlo...

Mónica Jurado Sáenz

Zombis de Leningrado, de Javier Cosnava

La literatura zombi está de plena actualidad, pese a que ya parece que va de capa caída después de varios años siendo un auténtico boom. Pero la variedad de títulos sobre el género, aunque también es verdad que no es tan amplia como hace unos años, continúa siendo importante. Me voy a detener hoy en un libro sobre zombis, Zombis de Leningrado, pero que no se acerca al género desde la variante sobrenatural. Nada de muertos resucitados, sino auténticos muertos en vida que, para más inri, están basados en unos terribles hechos reales.

El asedio a Leningrado, hoy San Petersburgo, fue uno de los episodios más cruentos de la II Guerra Mundial. Y sabiendo los sucesos que ocurrieron en esa guerra, no es decir poco. Durante meses la ciudad fue sometida al asedio de las tropas alemanas, privando a sus habitantes de los suministros más básicos. Esta falta de comida, agua y cualquier cosa básica provocó que muchos de los asediados comenzaran a recurrir al canibalismo.

Es posible que muchos fueran simplemente carroñeros, pero otros... Bueno, en este desolador escenario en donde Javier Cosnava nos sitúa para hacérnoslo pasar mal. Para hacerlo ha creado una historia en la que un grupo de personas formado por un joven oficial, varios agentes de policía soviéticos y dos niñas tienen que recorrer la ciudad para resolver un terrible secreto.

Alguien está pasando información a los alemanes desde el interior de Leningrado y deben descubrir quien es antes de que la situación empeore todavía más.

El autor consigue que se nos pongan los pelos de punta recorriendo la ciudad con este grupo. Un joven que se esfuerza por hacer cumplir la ley es una buena protección, sobre todo si se trata del hijo del comandante en jefe de las fuerzas policiales locales, pero la corrupción, la hambruna y la desesperación dominan la mente y las fuerzas de los diezmados ciudadanos.

Entre la ficción, Cosnava nos "cuela" alguna de las historias reales que tuvieron lugar en Leningrado durante esos días, debidamente documentadas con información obtenida de fuentes oficiales. Muchas de las cosas que leemos en el libro, aunque nos cueste trabajo creerlas y pese a que estén debidamente noveladas para hacerlas encajar en la trama general de la novela, ocurrieron así.

Es un libro que puede parecer duro, pero cuando descubres que mucho de lo cuenta es real, es cuando comienza a dar miedo. Por suerte, la humanidad de los personajes sirve de contrapunto para la crueldad de la que somos testigos. Y la humanidad, aunque se suele utilizar como sinónimo de cosas buenas, aquí se tiñe también de negro al estar el siniestro tapiz de la guerra.

No voy a contar mucho más sobre esto, ya que es, precisamente, el argumento de la historia y es el lector quien debe entrar en el juego para sentirse tan sorprendido como lo hice yo.

Una buena lectura sobre zombis "humanos" que no debería dejar indiferente a nadie, con elementos históricos. En otras novelas del autor también se pueden encontrar elementos históricos, lo que hacen que estas historias sean mucho más impactantes de lo que podría parecer en un primer momento.

Título: Zombis de Leningrado
Autor: Javier Cosnava
Editorial: Dolmen
Número páginas/Precio: 320 pp/17,95 euros
I.S.B.N.:9788415932956 








Banner 468 x 60




Relatos en 35 mm, de Varios Autores

Soy aficionada al cine, muy aficionada. Y me encanta Andalucía (puedo presumir de ser medio malagueña por parte de padre). Así que leer un puñado de relatos que relacionaban estas dos cosas, me parecía un viaje de lo más interesante. Y no me equivocaba.
Por unas horas, mi imaginación ha volado hacia esas tierras del sur de España, tan bellas, áridas y con tanta historia. Y también he podido asomarme y descubrir lo que oculta ese fascinante mundo que es el del cine.
Mundo que nos hace soñar, trasladarnos a lugares mágicos y lejanos, y hacernos sentir miles de sensaciones, todo ello sin necesidad de trasladarnos a ninguno de esos lugares.
Pero también existe una parte no tan mágica. Más cruda y real, aunque necesaria para poder realizar la magia.
Y esta aparece en algunos de los relatos de esta antología.
Relatos que nos dejan una sensación de desencanto, tristeza, melancolía.
Y otros que nos hace creer en la magia del cine, en sus inalcanzables estrellas oque nos arrancan una risa y nos hace pensar en lo maravilloso de este mundo.

Esta antología está formada por 17 relatos de diferentes escritoras y escritores con dos nexos en común: el cine y Andalucía.

“Localización” (de Cristina Cerrada): Un americano llega a un pequeño pueblo de Andalucía buscando localizaciones para una película. Aunque en ese pueblo busca algo más que eso.

“El misterio caso de la familia Cansado” (de Juan Carlos Palma): Alfredo,cuyo sueño es ser director de cine, decide iniciar un viaje, para conocer a una extraña familia: nunca han visto una película.

“Natalie Portman en la Plaza de España” (de María Zaragoza): Un grupo de niños espera, ansioso, ver a la famosa actriz Natalie Portman, mientras fantasean sobre como será.

“Los del cine” (de Juan Varo Zafra): Un joven director y la productora comparten cena con gente importante de un pueblo de Córdoba donde piensan filmar la primera película de él. En esa cena el director verá una parte íntima de estos personajes.

“Se llama Aliatar” (de Loli Pérez): El incendio de un cine deja al pueblo sin ninguno. Una chica recuerda, con nostalgia, sus vivencias atadas a ese cine.

“Una de combois” (de Javier Márquez Sánchez): Una divertidísima conversación entre dos amigos, muy especiales, que esperan el comienzo de una película, donde son algo más que meros espectadores.

“El secuestro de Escarlata O´Hara” (de Isabel Merino): Una camarera de hotel, muy aficionada al cine, vive una aventura alucinante al lado de la mismísima vivien Leigh.

“Una cremallera de dieciocho centímetros, modelo #00966, para falda” (de José Iglesias Blandón): Un hombre conoce, en su equipo de fútbol sala, a otro que cree que es la viva imagen de Woody Allen.

“El mundo es mejor” (de Sandra R. Fernández): Las visitas de un padre y una hija al cine, a lo largo de la vida.

“¿Quieres un papelito en mi próxima película?” (de José Carlos Carmona): En un programa de radio nocturno sobre cine, el director ganador del premio Goya al mejor guión y película, hace una declaración increíble.

“El cansancio” (de Inmaculada Reina): Las vivencias, duras muchas veces, de una mujer que recuerda su participación en un corto cinematográfico.

“Parches” (de Salvador Navarro): Concha, una veterana actriz, rueda una comedia mientras intenta luchar contra una enfermedad terminal.

“K 620 (La reina de la noche)” (de Clara Astarloa): una mujer fuerte, bella y ambiciosa, narra sus vivencias con los hombres que han pasado por su vida.

“Invocación indirecta” (de Sonsoles Yovanka): Una mujer no olvida a quien fuera su anterior pareja y, después de muchos años, consigue ponerse en contacto con él.

“El día que odié a Steven Spielberg” (de Pedro Pablo Picazo): El día en que un padre va a llevar a su hijo a ver al cine la última de 007, este cambia de planes para hacer de figurante en la última película  de Spielberg.

“Sin perdón” (de Elena Marqués): Después de muchos años, un hombre vuelve a agredir al actor Sean Connery, por creerle culpable de su desdichada historia de amor con su novia Brigitte.

“The Searchers” (de Antonio Rivero Taravillo): El narrador cuenta la experienca de la loca película que The Pogues hizo en Andalucía y su búsqueda de datos sobre ella.



Ternura, nostalgia, amargura, tristeza, sueños, ambición, obsesiones,... Todo ello se mezcla en estos relatos que hacen que ahora vea el cine de otra manera diferente.
Que quizás haya conocido la cara menos amable de este, o que me dé cuenta de la influencia que puede tener el cine en nuestras vidas. A veces mucho más de lo que imaginamos.
Una fábrica de sueños, que esconde muchas más cosas de las que se ven a simple vista, y que en ocasiones puede empañar su resplandor.
Pero, ahí seguirá siempre para hacernos seguir soñando y viviendo historias increíbles y mágicas.
Y no tan lejos de lo que creemos. Como, por ejemplo, en esa maravillosa tierra llamada Andalucía.
Y como dice el escritor José Luis Ordóñez (editor y encargado de realizar el maravilloso prólogo que precede a esta antología):
“La magia comienza. Que usted disfrute de la película”

Mónica Jurado Sáenz


Título: Relatos en 35 mm.

                                         Autor: Varios autores.

                                         Editorial: El Sendero.

                                         ISBN: 978-84-941351-3-2

domingo, 22 de febrero de 2015

La marca del meridiano, de Lorenzo Silva

Ahora mismo estoy en mi etapa negra, algo que me está haciendo llegar hasta obras muy interesantes. Entre ellas, a obras pertenecientes a varias sagas protagonizadas por avezados investigadores, tanto de las fuerzas del orden como investigadores privados. Los autores españoles están en la parte principal de mi lista de favoritos y Lorenzo Silva esté entre esos primeros puestos.

Me he puesto a leer todos los libros de la saga protagonizada por los guardias civiles Ruben Bevilacqua y Viginia Chamorro, una pareja que comenzó su andadura profesional juntos hace ya unos cuantos años, con El lejano país de los estanques. El último libro que he leído de la saga, La marca del meridiano, le valió a su autor ganar el Premio Planeta en el año 2012.

No soy muy aficionado a los libros que se hacen con este galardón, aunque he leído alguno de ellos que me han gustado. Este ha sido uno de ellos, aunque siendo como soy seguidor de las andanzas de estos dos agentes de la Guardia Civil, tampoco es que sea raro.

La evolución de los personajes ha ido desarrollándose a lo largo de los años y les he acompañado desde que sus superiores les reunieron para resolver un complicado caso. En La marca del meridiano, Vila y Chamorro ya son dos curtidos investigadores y están acompañados por otros guardias más jóvenes e inexpertos.

La interesante prosa de Silva siempre ha sido elegante, pero práctica. No permite que los argumentos enrevesados se atranquen y fluyen con soltura y permiten que los lectores vayamos de la mano de los protagonistas para descubrir los entresijos del caso.

Vila y Chamorro se ven atrapados en la investigación de la tortura y muerte de un antiguo compañero del hoy brigada Bevilacqua, con el que compartió alguno de los momentos más oscuros de su pasado. El encuentro del cadáver en Navarra lleva la investigación hasta Barcelona, el lugar de residencia del agente asesinado.

En mitad de todo el problema, se cruza una investigación de Asuntos Internos en la que están involucrados personajes del pasado del agente muerto y del propio Vila. Poco a poco, se va complicando la trama y se descubren puntos oscuros del pasado del Brigada que él necesitaba cerrar permanentemente.

La trama acaba poniendo a prueba a Vila, pero también haciéndole ver que el tiempo le ha brindado la oportunidad de contar con compañeros fieles y que le acompañan en esa extravagante carrera que inició casi de rebote hace varios años.

Me falta un libro para completar la saga, y casi dudo en comenzarlo, por aquello de que si leo, terminará el viaje que me ha llevado hasta aquí, y esperar una nueva aventura de los dos agentes más importantes de la literatura de género negro española del siglo XXI.


La Ropavejera, de Ramón Cerdá

Enriqueta Martí. A muchos este nombre no les sonará de nada; a otros les resultará vagamente familiar. Y luego está ese grupo de gente, entre los que yo me incluyo, que ha tenido la ocasión de conocer la vida de esta (o gran parte de ella) y todos los horrores que la rodean.

¿Y sabéis una de las cosas que más me ha sorprendido después de conocer su historia? Que, en cierto sentido, he llegado a admirarla.

A admirar esa férrea fuerza de voluntad y esa confianza en sí misma para ser capaz de conseguir todo lo que se propuso. Siendo mujer de origen humilde y viviendo en la época en la que vivió.

Porque a pesar de ser el monstruo que fue, si existe un rasgo destacable en ella es ese. Lástima que lo utilizó para convertirse en un ser despreciable que, para conseguir sus objetivos,se sirvió  de  los más débiles: los niños.

Aunque ella no es el único monstruo de esta historia. Ni siquiera el peor. Su espeluznante negocio no hubiera funcionado sin sus distinguidos clientes. Ellos sí que son MONSTRUOS con mayúsculas.
Nunca se podrían justificar todos los actos que realizó. Ni su origen, ni su infancia, su relación con su padre,..

Algo tenía que haber ya en ella de retorcido y malo para convertirse en lo que se convirtió.
En el fondo me gustaría pensar que en algún momento de su vida, tuvo remordimientos por lo que hizo.

¿Que esos niños estaban mejor con ella que en las calles? Como decía a veces. Puede que necesitara creer que así era. Aunque yo no estoy para nada segura de eso. Un monstruo que existió por mucho que quiera ocultarse. Que no hay que buscar lejos de aquí. Porque aquí también tenemos monstruos.

¿Os atrevéis a asomaros a la vida de la Vampira del Raval o La Ropavejera? Id dejando el corazón y los escrúpulos en el cajón.
  
Enriqueta Martí Ripoll, nació en 1868 y murió en 1913. De origen muy humilde, a muy tierna edad y tras la marcha de su madre, tuvo que ocupar el lugar de esta en todos los sentidos.
Esa relación incestuosa con su padre, su ambición, escapar de todo, hizo que se fuera de casa a temprana edad.

Se dedicó a al prostitución, pero era una mujer muy ambiciosa y aspiraba a muchísimo  más.
Con paciencia y tesón, fue consiguiendo poco a poco lo que se propuso. Su conocimiento de los bajos fondos le fue de muchísima utilidad.

Y entonces tuvo una idea que cambió su vida: ofrecer a gente con muchos recursos niños y niñas para sus fantasías ocultas.

Aunque eso no fue todo: también fabricaba pócimas y ungüentos con su sangre y su grasa.
Con el tiempo consiguió una importante clientela y, con grandes riesgos, se iba proveyendo de niños y niñas de la calle. Hasta que se arriesgó demasiado y fue atrapada.

Terminó sus días en la cárcel. ¿Asesinato o muerte por enfermedad? Siempre quedará esa duda.
Su diario, donde apuntaba todo lo relacionado con su negocio y sus clientes, nunca apareció.
  
Se podrían escribir tantas cosas sobre este fascinante personaje. Y este libro cuenta, no solo sus crímenes, si no toda su vida. Desde su nacimiento a su muerte. Un retrato bastante profundo de su vida y su personalidad. Una buena oportunidad de conocerla a fondo y entenderla. Si eso es posible.
Fríamente, muy fríamente, y esto me cuesta decirlo, puedo llegar a entender algunas de las cosas que hizo. Nunca justificarlas o aceptarlas. Eso me convertiría en un monstruo como ella.

Aunque, reconocedlo, todos tenemos una parte oscura y si dejáramos salir a esa parte, ¿hasta dónde empatizaríamos con ella? Da miedo pensarlo, ¿verdad?

Arthur Conan Doyle, Enriqueta y el espiritismo. ¿Una adivinanza? Encontraréis la respuesta entre las páginas de este libro.


Real o ficción, nada está fuera de lugar en la historia contada de esta singular mujer.